Permanecer en un país improductivo sólo limita la capacidad de las personas

El éxodo de capital humano es una de las principales preocupaciones de los países en desarrollo que desean frenar la ola de emigración. Algunos creen que la emigración impide a los países pobres aprovechar el talento de sus mejores ciudadanos. Los críticos sugieren que los países pobres sobresaldrían si las mentes más inteligentes no emigraran. En teoría, esto suena plausible; sin embargo, oscurece la inspiración de la emigración.

Si los países con peores resultados pudieran dotar a sus ciudadanos de alternativas superiores, no emigrarían. Los países más ricos atraen a inmigrantes de calidad por sus infraestructuras. Los inmigrantes se sienten atraídos por sus universidades, instituciones y excelencia comercial. Trabajar en un país desarrollado ofrece mayores posibilidades de enriquecimiento profesional.

La exposición a una formación de primer nivel y a tecnología de punta permite a las personas crear más valor en un país desarrollado. Los inmigrantes tendrían menos impacto si se hubieran quedado en el mundo en desarrollo. Elegir permanecer en un país improductivo sólo limita la capacidad de las personas competentes para hacer una contribución global. Muy a menudo, el genio de las mentes más inteligentes se ve constreñido por las limitaciones de los países pobres.

En los países prósperos, existen más opciones para que las personas prosperen. Gracias a la diversificación económica, las oportunidades de empleo son mas abundantes. Además, en los países más ricos, el sector privado desempeña un papel decisivo en el desarrollo. Por lo tanto, se depende menos del empleo público.

El gobierno tiene una agenda política, mientras que el sector privado tiene una agenda económica, por lo que el crecimiento del gobierno puede minar el dinamismo del sector privado. Promover la libertad económica en el mundo en desarrollo frenaría el nivel de emigración al dar rienda suelta al talento empresarial de los ciudadanos. Los países más ricos presentan mayores niveles de libertad económica, por lo que es más fácil que sus ciudadanos se enriquezcan.

Hacer negocios en línea es igualmente arduo para los países conocidos por las estafas financieras. Las personas ambiciosas viajarán y harán más negocios que la media, por lo que si la reputación de su país es un obstáculo para el éxito, la emigración se convertirá en una opción factible. Cambiar la cultura de un país es difícil y puede que la clase política no tenga la voluntad de hacerlo. Así que para asegurar su futuro, los ciudadanos emigran a lugares mejores.