Nueva diana genética para anticonceptivo masculino

“No se trata de eliminar la capacidad de producir espermatozoides, sino de impedir que los que se producen lo hagan correctamente. Entonces, en teoría, se podría retirar el fármaco y los espermatozoides empezarían a fabricarse de nuevo con normalidad”, ha explicado el autor. Como el gen se encuentra en todas las especies de mamíferos, este conocimiento también es prometedor para su uso en animales, según Oatley.

Investigadores de la Universidad Estatal de Washington (Estados Unidos) han identificado la expresión del gen Arrdc5 en el tejido testicular de ratones, cerdos, bovinos y humanos como una posible nueva diana genética para desarrollar un anticonceptivo masculino. En su trabajo, publicado en la revista científica ‘Nature Communications’, cuando anularon el gen en ratones, se produjo infertilidad sólo en los machos, lo que afectó a su recuento, movimiento y forma de los espermatozoides.

“Cuando este gen se inactiva o inhibe en los machos, éstos producen espermatozoides que no pueden fertilizar un óvulo, y ése es un objetivo primordial para el desarrollo de anticonceptivos masculinos”, ha añadido Jon Oatley, autor principal del trabajo. Aunque se han identificado otras dianas moleculares para el posible desarrollo de anticonceptivos masculinos, el gen Arrdc5 es específico de los testículos masculinos y se encuentra en múltiples especies.

La carencia de este gen también provoca una infertilidad significativa, creando una enfermedad denominada oligoastenoteratospermia u OAT. Esta afección, el diagnóstico más común de infertilidad masculina humana, muestra una disminución de la cantidad de espermatozoides producidos, una movilidad más lenta y una forma distorsionada, de modo que los espermatozoides son incapaces de fusionarse con un óvulo.

En el estudio, los ratones macho que carecían de este gen producían un 28 por ciento menos de espermatozoides, que se movían 2,8 veces más despacio que en los ratones normales, y cerca del 98 por ciento de sus espermatozoides presentaban cabezas y piezas medias anormales.