Kamala Harris visita la Florida para pedir por el aborto

Los dos primeros años en los que el presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris han estado al frente de la Casa Blanca, Las estadísticas ilustran: 20 meses consecutivos con el índice de precios al consumidor igual o superior al 5%, 21 meses consecutivos con salarios reales negativos y con los precios al productor por encima del 6%, la persistente inflación, las agresivas subidas a las tasas de interés; y un caos migratorio, avalado por más de 5,3 millones de cruces fronterizos ilegales. (Sin contar los documentos clasificados descubiertos en posesión del Presidente de los años en que se desempeñaba como vicepresidente de Barack Obama).

En medio de esta realidad, las fuerzas parecen centrarse en presuntas políticas medioambientales y ejercer presión sobre el polémico tema del aborto. Biden, y Harris, prometieron luchar por legalizar el aborto cuando se cumplen 50 años del fallo Roe vs. Wade de la Suprema Corte que lo garantizó hasta su revocación meses atrás.

La vicepresidenta, Kamala Harris, durante un discurso en Florida, al referirse a los legisladores republicanos dijo: “¿Cómo se atreven?, Luego fustigó “las leyes concebidas por extremistas en algunos estados, incluyendo a Florida”, para restringir la interrupción voluntaria del embarazo. En el estado del Sol se prohíbe el aborto después de las 15 semanas de gestación.

El acto donde la vicepresidenta pronunció el discurso se celebró ante unos 1.200 simpatizantes en “The Moon”, una sala de conciertos a la sombra del Capitolio de Florida. La visita se produce luego de duras críticas del gobernador de Florida Ron DeSantis a la administración Biden.

El discurso de Harris de 18 minutos de duración no mencionó al gobernador DeSantis por su nombre. Estuvo acompañada de Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood, una organización que promueve el aborto. La Casa Blanca prometió proteger el acceso a las pastillas a base de mifepristona, que permiten interrumpir el embarazo en las primeras semanas.

La popularidad del gobernador De Santis, de 44 años, sigue en aumento a nivel nacional y es considerado por muchos como un posible candidato del Partido Republicano a la Casa Blanca en 2024. Por otro lado la eficacia de Harris e su desempeño es duramente criticada, basado en los resultados visibles de su gestión. El ambiente politico comienza a caldearse y este, bien pudiera ser, solamente el principio.