¿En qué consiste el concepto de vientres artificiales?

Parece una escena de ciencia ficción. Imagina filas y filas de bebés que se desarrollan en el “primer útero artificial del mundo”, que supuestamente puede incubar hasta 30.000 niños cultivados en laboratorio al año. Explicamos en qué consiste Ectolife. La gente se ha quedado confusa después de que se haya hecho viral un vídeo de una instalación de úteros artificiales. Y es que, Internet se ha vuelto loco con los generadores de IA (inteligencia artificial) en las últimas semanas, pero esto puede ser un paso quizá demasiado lejos. Ahora, todos nos preguntamos si EctoLife podría ser real.


Pues bien este nuevo concepto científico está acaparando los medios y presenta una idea que liberaría a esa parte de la humanidad de la carga fisiológica y mental del duro embarazo. 
Y es que, el video de muestra nos permite observar una visión sorprendente de cómo podría ser este proceso en el futuro. El vídeo es obra del productor y cineasta Hashem Al Ghaili, con formación en biología molecular. Pero no es real (al menos no existe de momento). En su sitio web, Al Ghaili afirma que utiliza su formación en ciencia y tecnología para desarrollar conceptos totalmente nuevos, habla de “imaginar el futuro”, aunque algunos en Internet han confundido claramente su última película con un anuncio de la vida real.

Ahora bien, en qué consiste Ectolife?¿Podría convertirse en realidad?¿Qué opina la comunidad científica de ello?. Ofrece a los padres la posibilidad de “producir” bebés a medida con la ayuda de úteros artificiales. Un “paquete Élite” permitiría elegir el nivel de inteligencia, la altura, el pelo, el color de ojos, la fuerza física e incluso el tono de piel del bebé gracias a la edición genética que ya existe actualmente. Desde luego, toda una locura que da hasta cierto miedo.

Con EctoLife, los partos prematuros y las cesáreas serían cosa del pasado. La sociedad podría por fin, según afirman, satisfacer las necesidades de los padres que están cansados de esperar una respuesta de una agencia de adopción y de los que están preocupados por las complicaciones del embarazo
El concepto de EctoLife se basa en más de 50 años de investigación científica pionera llevada a cabo por investigadores de todo el mundo, afirma Al-Ghaili.

Las instalaciones, que funcionarán con energías renovables, albergarán 75 laboratorios, cada uno de ellos equipado con 400 cápsulas de crecimiento o úteros artificiales. Estas cápsulas están diseñadas para proporcionar el mismo entorno que existe en el útero materno. Los padres pueden seguir el crecimiento y desarrollo de su bebé a través de una pantalla que muestra datos en tiempo real. Estos datos también pueden controlarse mediante una aplicación en el teléfono. 

Parece una escena de ciencia ficción. Imagina filas y filas de bebés que se desarrollan en el “primer útero artificial del mundo”, que supuestamente puede incubar hasta 30.000 niños cultivados en laboratorio al año. Os explicamos en qué consiste Ectolife.

La gente se ha quedado confusa después de que se haya hecho viral un vídeo de una instalación de úteros artificiales. Y es que, Internet se ha vuelto loco con los generadores de IA en las últimas semanas, pero esto puede ser un paso quizá demasiado lejos. Ahora, todos nos preguntamos si EctoLife podría ser real. Pues bien este nuevo concepto científico está acaparando los medios y presenta una idea que liberaría a esa parte de la humanidad de la carga fisiológica y mental del duro embarazo. 

Y es que, el video de muestra nos permite observar una visión sorprendente de cómo podría ser este proceso en el futuro. El vídeo es obra del productor y cineasta Hashem Al Ghaili, con formación en biología molecular. Pero no es real (al menos no existe de momento). En su sitio web, Al Ghaili afirma que utiliza su formación en ciencia y tecnología para desarrollar conceptos totalmente nuevos, habla de “imaginar el futuro”, aunque algunos en Internet han confundido claramente su última película con un anuncio de la vida real.

¿Qué es Ectolife?

EctoLife, el “primer útero artificial del mundo”, es por ahora sólo un concepto que ofrece a los padres la posibilidad de crear bebés a medida. La idea es de Hashem Al-Ghaili, productor, cineasta, divulgador científico y biólogo molecular de profesión, según su sitio web.

Ofrece a los padres la posibilidad de “producir” bebés a medida con la ayuda de úteros artificiales. Un “paquete Élite” permitiría elegir el nivel de inteligencia, la altura, el pelo, el color de ojos, la fuerza física e incluso el tono de piel del bebé gracias a la edición genética que ya existe actualmente. Desde luego, toda una locura que da hasta cierto miedo.

¿Qué es Ectolife y en qué consiste este concepto de vientres artificiales?

Con EctoLife, los partos prematuros y las cesáreas serían cosa del pasado. La sociedad podría por fin, según afirman, satisfacer las necesidades de los padres que están cansados de esperar una respuesta de una agencia de adopción y de los que están preocupados por las complicaciones del embarazo. El concepto de EctoLife se basa en más de 50 años de investigación científica pionera llevada a cabo por investigadores de todo el mundo, afirma Al-Ghaili.

Las instalaciones, que funcionarán con energías renovables, albergarán 75 laboratorios, cada uno de ellos equipado con 400 cápsulas de crecimiento o úteros artificiales. Estas cápsulas están diseñadas para proporcionar el mismo entorno que existe en el útero materno. Los padres pueden seguir el crecimiento y desarrollo de su bebé a través de una pantalla que muestra datos en tiempo real. Estos datos también pueden controlarse mediante una aplicación en el teléfono. 

En el vídeo se dice que los úteros artificiales podrían ser una solución para las pacientes de cáncer a las que se ha extirpado el útero, que podrían reducir las complicaciones del embarazo y que las cápsulas ayudarán a países en declive demográfico, como Japón, Bulgaria o Corea del Sur. Sin embargo, Hashem cree que esta tecnologia está lista y que podríamos ver instalaciones de este tipo en tan sólo 10 años.

¿Cómo funciona esta cápsula de gestación?

Antes de colocar el embrión fecundado dentro de la cápsula de crecimiento, se utilizaría la fecundación in vitro para crear y seleccionar el embrión más viable y genéticamente superior, dando al bebé la oportunidad de desarrollarse sin ningún problema biológico, al menos en un principio.

Cada cápsula de crecimiento cuenta con sensores que pueden controlar las constantes vitales del bebé como los latidos del corazón, la temperatura, la tensión arterial, la frecuencia respiratoria y la saturación de oxígeno. El sistema, basado en inteligencia artificial, también controla las características físicas del bebé e informa de alguna posible anomalía genética.

Estas cápsulas están conectadas a dos biorreactores centrales. El primero contiene nutrientes y oxígeno que se suministran al bebé a través de un cordón umbilical artificial. Este biorreactor también contiene una solución líquida que sirve como líquido amniótico que rodea a los bebés en el útero de la madre. 

El segundo biorreactor está diseñado para eliminar cualquier producto de desecho producido por los bebés. El producto de desecho se vuelve a convertir enzimáticamente en un suministro constante y sostenible de nutrientes. Aquí nada se desperdicia.

Las cápsulas de crecimiento EctoLife incorporan también altavoces internos que garantizan que el bebé tenga la mejor estimulación cerebral posible. Estos reproducen todo tipo de palabras y música para el bebé y hasta permitiría elegir la lista de reproducción a través de una aplicación para el teléfono. 

Por otro lado y gracias a las cámaras de 360º emparejadas con unos auriculares de realidad virtual que se instalan dentro de la cápsula de crecimiento del bebé, EctoLife también podría permitir experimentar lo que el bebé ve y oye. 

Estas cámaras también ofrecerían una señal de vídeo constante del progreso de desarrollo de su bebé, lo que le permitiría supervisar el progreso del niño en un smartphone.

Lo más extraño de todo es el proceso del “parto”. Lo explican como un proceso suave, cómodo y se realiza con sólo pulsar un botón. Tras descargar el líquido amniótico del útero artificial, se podría extraer fácilmente al bebé de la cápsula de crecimiento. Además, hablan incluso de poder tener estas cápsulas en casa y realizar todo el proceso cómodamente en tu hogar.

¿Qué piensan realmente los científicos que trabajan en este campo?

Los expertos creen que la tecnología no es tan descabellada y podría hacerse realidad en el futuro. Al Ghaili cree que las instalaciones de útero artificial podrían hacerse realidad en una década si se eliminan las restricciones éticas. “Cada una de las características mencionadas en el concepto tienen una base científica del 100 % y ya han sido logradas por científicos e ingenieros”, afirma. “En cuanto a los plazos, en realidad dependen de las directrices éticas. Ahora mismo, la investigación con embriones humanos no está permitida más allá de los 14 días. Después de 14 días, los embriones deben destruirse por motivos éticos”, afirma el productor.

“Cuando aparecieron los bebés probeta, hubo un gran debate y rechazo, pero ahora el bebé probeta está ampliamente aceptado”, afirma. Incluso con la maternidad subrogada ocurre algo similar, pero claro, en el cuerpo de otra mujer.

Con toda esta locura y casi terror en la mesa, el fundador e ideólogo, en última instancia, no niega que muchas personas puedan sentirse provocadas por el concepto de embarazo inhumano. Sin duda, el vídeo nos plantea más preguntas y abre debates éticos sobre qué es un ser humano si se fabrica en un laboratorio de investigación.