El papa Francisco aprueba la bendición de parejas del mismo sexo

El Vaticano ha aceptado la posibilidad de bendecir a parejas “en situación irregular” o del mismo sexo sin equipararlas al matrimonio, según el documento publicado este lunes.

El Papa Francisco aprobó formalmente permitir que los sacerdotes católicos bendigan a parejas del mismo sexo en un nuevo documento que demuestra un cambio radical en la política del Vaticano, al insistir en que las personas que buscan el amor y la misericordia de Dios no deberían estar sujetas a “un análisis moral exhaustivo” para recibirlo.

El Vaticano ha aceptado la posibilidad de bendecir a parejas “en situación irregular” o del mismo sexo sin equipararlas al matrimonio, según el documento publicado este lunes por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En el texto, el prefecto de la congregación, el cardenal argentino Víctor Manuel Fernández, respondió que “se puede entender la posibilidad de bendecir a las parejas en situaciones irregulares y a las parejas del mismo sexo, sin convalidar oficialmente su ‘status’ ni alterar en modo alguno la enseñanza perenne de la Iglesia sobre el Matrimonio”.

Esta posibilidad, que sigue la voluntad del papa Francisco, supone un cambio de postura respecto a la que la Congregación publicó en marzo de 2021, dirigida entonces por el español Luis Ladaria Ferrer, y que dijo que la Iglesia católica no podía impartir su bendición a las uniones de personas del mismo sexo.

La “Declaración” lleva por título “Fiducia Supplicans: sobre el sentido pastoral de las bendiciones” y es la primera que la Doctrina de la Fe, el antiguo Santo Oficio, publicada en los últimos 23 años, desde “Dominus Jesus” (2000).

Se trata en primer lugar de un largo texto en el que se analiza el origen y sentido teológico del acto de la bendición, repasándolo desde el Antiguo Testamento y en las Escrituras.

“En su misterio de amor, a través de Cristo, Dios comunica a su Iglesia el poder de bendecir. Concedida por Dios al ser humano y otorgada por estos al prójimo, la bendición se transforma en inclusión, solidaridad y pacificación. Es un mensaje positivo de consuelo, atención y aliento”, se lee en el texto.