DeSantis, del rechazo a los inmigrantes a competir con Abbott y ver quién es el republicano más duro

El gobernador de Texas ya envió a 11.000 migrantes a los estados demócratas. Pero el de La Florida gastará $12 millones del presupuesto con el mismo objetivo. La respuesta de Newsom y Adams. A poco más de mes y medio antes de las elecciones intermedias, el tema de la migración y los autobuses cargados de migrantes desde estados con gobiernos republicanos en la frontera está en el centro de la controversia.

El gobernador Greg Abbott aseguró que su administración ha enviado 11.000 migrantes desde Texas a ciudades del país en las que ofrecen santuario a los migrantes. El último operativo, que incluyó el envio de autobuses a la casa de la vicepresidenta Kamala Harris tuvo una enorme repercusión nacional, pero sus resultados son inciertos y todo podría irsele de las mano a Abbott.

El gobernador republicano informó en las ultimas horas que su administración envió hasta ahora 8.000 migrantes a Washington, 2.500 a Nueva York y 600 a Chicago.

Según Abbott, el envío de migrantes demuestra «la hipocresía de las ciudades santuario». «La administración Biden ignora y niega la crisis histórica en nuestra frontera, que ha puesto en peligro y abrumado a las comunidades de Texas durante casi dos años», afirmó.

En Arizona, la administración del gobernador Doug Ducey sigue los pasos de Abbott. Ducey informó este lunes que ha enviado unos dos mil migrantes desde la frontera en autobuses a la capital del país. La practica parece convertirse en principal argumento de campaña de los republicanos contra un Biden que, en las últimas semanas, renace en las encuestas.

El gobernador Ron DeSantis, de Florida, ordenó por su parte que transportar a Massachusetts en autobús a 50 migrantes venezolanos que estaban en San Antonio, Texas, rumbo a su estado.

Tal como informó LPO la semana pasada, DeSantis envió a los migrantes a la isla de Martha ‘s Vineyard, o los viñeros de Martha, un conocido destino de descanso de familias adineradas. DeSantis ya anunció que planea continuar el traslado en autobuses de migrantes que se dirigen a Florida y que tiene un presupuesto de 12 millones de dólares para el plan.

Casi simultáneamente Abbott envió los migrantes en dos autobuses, uno cada día, a la casa de la vicepresidenta Harris, quien ostenta el cargo de zar para la frontera de la administración. Según el gobernador de Texas, Kamala sigue sin reaccionar ante la crisis.

Por lo menos dos gobernadores y la comunidad en Martha ‘s Vineyard respondieron a la campaña mediática de los gobernadores republicanos. En Massachusetts los huéspedes y pobladores de la isla recibieron con empatía a los migrantes, los acogieron, compartieron alimentos y les acompañaron a despedirse cuando la mayoría de ellos se fueron.

En California, el gobernador Gavin Newsom, pidió una investigación federal sobre los republicanos que envían autobuses llenos de inmigrantes a los estados demócratas para protestar contra las políticas de inmigración de la administración del presidente Biden.

«Estoy solicitando formalmente que el Departamento de Justicia inicie una investigación inmediata sobre estos esfuerzos inhumanos para usar a los niños como conejillos políticos» de gobernadores republicanos, dijo Newsom.

En el texto de la petición al fiscal general Merrick Garland, Newsom mencionó que sospecha de «posibles violaciones civiles o penales de la ley federal» de migración, que es jurisdicción federal.

«Claramente, transportar familias, incluidos niños, a través de las fronteras estatales con falsos pretextos es moralmente reprobable, pero también puede ser ilegal», argumentó el gobernador de California.

Dijo que a muchos estadounidenses les aterra ver que se envía a familias con menores de edad en vuelos y autobuses como propaganda retórica.

Deja una respuesta