Alerta: debido a la falta de legislación internacional unificada, crecen los ataques a sitios web en varios países

En las últimas semanas se registró el cierre de un gran número sitios web en distintos países del mundo. En Dinamarca, Lituania y Alemania el sector público y privado han cerrado temporalmente cientos de ellos después de sufrir intentos de ataques cibernéticos operados –presumiblemente– por un grupo de piratas informáticos a quienes se investiga internacionalmente a efectos de establecer qué país -o países- les brinda su apoyo. Las primeras declaraciones que se hicieron públicas fueron dadas a conocer por medio de un comunicado oficial del Centro Nacional de Seguridad Cibernética de Lituania. En él, se informó que el cese y la salida de la red de varios sitios web lituanos se debió a una serie ataques de grandes dimensiones sobre el servicio de distribución (DDoS) que vulneró la transferencia nacional de datos seguros del país afectando a empresas privadas como a instituciones de gobierno.

También en la actividad del buscador Google, se detectó, por ejemplo en el Reino Unido, que entre finales de febrero y el 25 de junio, la actividad creció un 200% en las búsquedas relacionadas a “pornografía ucraniana”, ese tópico registró en los últimos tres meses un aumento de 500 % en España y un 180 % en Polonia durante el mismo período. En ese marco ofrecido por las redes sociales y los buscadores de internet es que se dan los ataques cibernéticos a gran escala, el último mes se registraron más de 3700 intentos de violar la infraestructura crítica de EE.UU. y Alemania.

Ante el crecimiento de los ataques la ONU abrió el debate entre sus miembros para redactar un nuevo Tratado sobre delitos cibernéticos. Aunque los primeros contactos entre miembros dejan ver que será improbable que esa iniciativa de aplicación global de la ley tenga éxito, ya que se especula que Moscú y Beijing vetaran cualquier proyecto de resolución en la materia. Países como Francia, Alemania y Reino Unido han contactado a la administración Biden pidiendo que el presidente apoye e impulse políticas urgentes para detener esta situación internacional que fue descripta como un golpe a la seguridad cibernética presumiblemente dirigido no sólo contra países pequeños que pudieran ser considerados débiles como Lituania o Finlandia, sino que afecta la totalidad del concierto de naciones de la comunidad internacional.

La Asamblea General de la ONU había adoptado una resolución el año pasado sobre la lucha contra el delito cibernético a nivel mundial. Sin embargo, dado el carácter no vinculante de las resoluciones emitidas por la Asamblea, actualmente se está evaluando un borrador con un nuevo proyecto de Tratado para ser pasado por el Consejo de Seguridad del organismo antes de que finalice 2022. Sin embargo, la ONU no es un organismo supranacional homogéneo y difícilmente pueda evitar que los actores digitales marginales cometan delitos cibernéticos a nivel mundial, ello y el poder de veto que ostentan países fuertes dentro del Consejo de Seguridad hace complejo cualquier borrador que se pretenda proyectar.

Varios senadores estadounidenses, tanto republicanos como demócratas se expresaron al respecto señalando que hasta que los Estados Unidos no reúnan aliados para la causa de la libertad digital y reclame conducir la regulación global en materia de piratería tecnológica, los derechos humanos y la libertad en Internet estarán en riesgo en varias partes del globo.